Lisboa 1/2

En un mundo en que la velocidad de cambios tecnológicos, sociales y ecónomicos suceden con tiempo vertiginoso, una ciudad cómo Lisboa nos muestra que los tiempos que han seguido a la posmodernidad y su obsesión por el individualismo tecnificado no se ajusta a esta ciudad.

Lisboa tiene un tiempo diferente más basado en el pasado que en este presente en el que dónde todo se basa en el consumo de un instante. Aquí se recupera la trascendencia humana, en el pausado ritmo de sus calles y sus trazados, cómo una imagen de la propia vida con sus altibajos, sus pendientes y sus miradores donde tomar un respiro para después continuar paseando en un descenso hasta el río Tajo que conecta cómo simbolo de la vida, de su devenir, el rio que desemboca en el mar y alcanza su final.